Crianza de hijos en moldes


Cada niño es diferente, no pretendas que tengan las mismas actividades

Los padres que no comprenden que por naturaleza los niños nacen con diferentes personalidades, pretenden que todos sus hijos se comporten de la misma manera.

Si tu aprendes a conocer a tu hijo, si es flemático, melancólico, colérico o sanguíneo, podrás tratarlo de la manera correcta y evitar así muchos enfrentamientos y sufrimientos innecesarios.

Yo educaba a mis hijos de la misma manera, exigiéndoles lo mismo, pretendiendo que tuvieran las mismas actividades, el mismo rendimiento escolar, el mismo orden en su dormitorio, etc. Es una forma cómoda e ignorante de crianza sin preocuparnos por las necesidades individuales de cada uno, los gustos y las debilidades.

Mi hija mayor de 12 años es una sanguínea muy comunicativa, extrovertida, divertida y muy sociable. Pero también tiene tendencia a ser desordenada y poco esmerada en sus estudios. Yo pretendía como buena Colérica/Flemática que soy, que sus notas fueran buenas porque veía que tenía mucha capacidad, y también pretendía que el desorden de su cuarto no existiera. No podía entender porque sabiendo hacer las cosas bien no las hacía, ya que mi personalidad es muy perfeccionista y soy del lema “para hacer las cosas, hay que hacerlas bien”.

Cuando aprendí sobre los sanguíneos entendí que la tendencia al desorden es natural en ellos, que por supuesto debía exigirle orden, porque si es por ellos viven en un basurero, pero que tenía que permitirle por lo menos un rincón en su cuarto o dentro de un mueble con el desorden que ella necesitaba.

También en lo escolar, yo le exigía todo el tiempo que subiera las notas, y cada vez iba peor. Fue hasta que entendí que los sanguíneos necesitan de constante aprobación y aceptación para funcionar bien, que ella empezó a tener un cambio notable. Ya no me enojaba por una mala nota, la dejaba pasar por alto, diciéndole solo “que pena, no entendiste bien el trabajo” y me concentraba en lo que si hacia bien, elogiándola y diciéndole “Que bueno, viste que tu podes, sos una genia una campeona”. Desde ese punto ella empezó  a cambiar y a mejorar muchísimo en todos los aspectos de su vida, no solo en el rendimiento escolar.

Mi segundo niño de 9 años, Tomas es Melancólico/Flemático, es un niño muy apacible y silencioso. Comprendí su personalidad y actitud perfectamente un día que fuimos a una iglesia, donde una amiga nos había invitado. Mientras que mis otros tres niños sanguíneos, disfrutaban de la música fuerte, las palmas y el bullicio con una sonrisa de oreja a oreja. Tomas se desparramaba en la silla, abrumado y preguntándome cada 5 minutos,”mamá cuando nos vamos”.

Si yo no hubiera sabido que los Melancólicos/Flemáticos necesitan, paz, tranquilidad y silencio, le hubiera dicho ” No seas amargado disfruta de la reunión” y el se hubiera puesto triste y enojado por mi falta de comprensión, y porque ademas los melancólicos son muy sensibles.

En el libro “Enriquezca su personalidad, para padres” esta la historia de Paty, una madre que daba el mismo trato a sus dos hijos a pesar de que tenían diferentes personalidades. Consideraba a sus hijos como “un negocio en serie”, ya que, después de todo, se parecían físicamente, eran atléticos y compartían los mismos padres. Además Paty estaba siguiendo los consejos de su madre: “trátalos de la misma forma”. Roberto seguía a su hermano Ricardo en todo: en deportes, en intereses, en clubes. Paty se sentía orgullosa de lo buena madre que era porque había logrado que sus hijos fueran iguales.

Sin embargo, cuando Ricardo se alejó para realizar estudios universitarios, Roberto anunció que iba a tomarse un año de vacaciones. Cuando le pidieron explicaciones, contestó:” Necesito un año para dejar de ser mi hermano”. Siempre he hecho lo que ustedes querían, pero ya él no está aquí, y necesito descansar y encontrarme a mí mismo” Solo cuando Paty aprendió  de la existencia de personalidades diferentes logró entender cabalmente las palabras de su hijo, un flemático/melancólico a quien forzaron a comportarse como un colérico/sanguíneo, como Ricardo. Hoy Paty agradece que Roberto decidiera dejar el juego, se quitara la máscara y no continuara como parte del “negocio en serie”.

Te animo a que trates de descubrir la personalidad de tus hijos y empieces a tratarlos según sus necesidades y tendencias de personalidad, para mejorar la relación con ellos y sepas comunicarte mejor.

La comunicación familiar puede mejorar mucho en tu hogar y por sobre todo evitarás muchos sufrimientos en tus hijos y en tu matrimonio si descubres también tu propia personalidad y la de tu cónyuge.

Anuncios

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. Trackback: Crianza de hijos en moldes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: