La comunicación con los hijos: consejos para aprender a escucharlos

En la ajetreada sociedad de hoy día es fácil, olvidarnos de escuchar a nuestros hijos.

Estamos acostumbrados a hacer muchas cosas a la vez como, hablar por teléfono mientras revolvemos la comida, o chateamos con un amigo mientras leemos los e-mails, buscamos información para la tarea escolar y nos tomamos un café, o miramos TV mientras le damos pecho al bebé y nos comemos algo…. y así interminables cosas que las hacemos de 3 o 4 a la vez.

Si los niños vienen a hablarte, simplemente le dices “ahora no puedo” o le dices ¿qué quieres, no ves que estoy ocupado/a? sin ni siquiera verle a la cara, o lo escuchas a medias, con un ojo en él y otro en lo que estás haciendo, sin prestarles casi atención.

Con esa actitud le estas dando el mensaje a tus hijos, que lo demás que estas haciendo es más importante que escucharlos a ellos. Cuando haces eso, el niño lo percibe inmediatamente, y no entiende que tu vida es ajetreada y que debes hacer todo eso a la vez, el mensaje que recibe es “Mamá – Papá, no me quiere” Más

Como lograr una mejor comunicación familiar

Muchas personas están buscando mejorar la comunicación familiar en su hogar y no saben como lograrlo.

Cada vez que intentan charlar con sus hijos o con su cónyuge, terminan discutiendo y peleando o simplemente no existe el diálogo. Esas situaciones repetidas, han echo que se levante un muro de falta de comunicación o diálogo entre los integrantes de la familia y simplemente la comunicación familiar va muriendo.

Llega la hora de reencontrarse en el hogar y cada uno se dedica a sus propias actividades, TV, computadora, limpieza, hacer comida, etc y la comunicación familiar no existe. Solamente un simple, “Hola, te fue bien?” -“Si, y a vos?” -“Bien”

Te preguntarás, por qué sucede esto. Por lo que mencioné antes, falta de entendimiento que provocan discusiones, y a causa de eso…, “es más divertido ver TV o jugar en la computadora, antes de hablar con esta pesada/o que no me entiende, que no me escucha y que lo único que hace es darme ordenes” (eso pensaría un niño que sus padres no lo conocen, ni saben tratarlo)

Yo y mi esposo vivimos por muchos años algo parecido, opté por no hablar y hacer lo que mejor me parecía. Él también se dedicaba a mirar tv, o a estar en la computadora ¿Qué provocó esto?, que mi relación con mi esposo cada vez se distanciara más y casi llegásemos a una separación. Él como buen Sanguíneo que es, se consiguió una persona con quien charlar y compartir sus pesares fuera del hogar y yo como buena melancólica que soy, me encerré en mi dolor volcando mi frustración sobre mis hijos. Más

Educar hijos sin dejar heridas emocionales

Todos los seres humanos tienen necesidades emocionales específicas, pero en su totalidad el amor la comprensión y la aceptación son necesidades básicas a cubrir a la hora de educar a los hijos.

Cada personalidad  en nuestros hijos nos enseñan como educarlos. El Sanguíneo tiene necesidad de aprecio, aceptación y halagos. El Colérico tiene necesidad de sentirse importante, parte de las decisiones familiares y de controlar. El melancólico tiene necesidad de comprensión y de apoyo. El flemático tiene necesidad de paz, quietud y ayuda.

Si tú aprendes sobre la personalidad de tus hijos, lograrás educar hijos sanos emocionalmente y sin dejarles heridas que los marcarán por el resto de su vida.

La disciplina y la sujeción a determinadas normas y principios no la debes descuidar, porque eso graba en la mente de tus hijos un mensaje que les dice “te amo, eres importante para mí”. Si no hay límites, ni consecuencias para el quebrantamiento de esos límites, tus hijos se sentirán desprotegidos y con el mensaje  que les dice “has lo que quieras, ni siquiera me importas”. Más